top of page
Search
  • Writer's pictureNatalie Stawsky

Yoga e hipermovilidad



Dentro de la cultura del yoga se ha glorificado durante mucho tiempo la hipermovilidad. De hecho, la flexibilidad extrema se celebra en la mayoría de las imágenes de yoga: desde el libro Light on Yoga de BKS Iyengar hasta las imágenes de la revista Yoga Journal, estamos inundados de imágenes de gente super flexible como si fuera esto un activo aparente al que todos debemos aspirar. La hipermovilidad está presente cuando las articulaciones muestran un rango de movimiento extremo. Condiciones como el Trastorno del Espectro de Hipermovilidad, el Síndrome de Ehlers Danlos, el Síndrome de Hipermovilidad Articular y otros trastornos del tejido conectivo están infra diagnosticados y son más comunes de lo que se pensaba anteriormente, por lo que muchas personas pueden tener algún grado de hipermovilidad y no saberlo.

Es importante saber cómo cuidarte si tienes hipermovilidad y/o cómo cuidar a tus estudiantes de yoga ultra flexibles para proteger las articulaciones y los ligamentos de la hiperextensión. Esto incluye a las personas que están embarazadas o en el período posparto y han experimentado un aumento de la hormona relaxina en sus cuerpos.

Incontables veces, a lo largo de décadas de práctica y enseñanza de yoga, he escuchado a personas -que se sentían intimidadas por esas ubicuas imágenes de maleabilidad- decir: “No soy lo suficientemente flexible para practicar yoga”.

Ahora los entiendo; yo misma era una de ellas antes de comenzar mi práctica. La idea de que uno debe contar con una flexibilidad extraordinaria suele ser intimidante y desalentadora. Recuerdo haber visto fotos de estudiantes en la postura de giro sentado y el maestro detrás de ellos ajustándolos para profundizar aún más esa torsión. Cuando finalmente comencé a practicar yoga, noté que siempre era el estudiante flexible el que se usaba como ejemplo de la "postura perfecta", ya que siempre era el maestro flexible quien demostraba la pose. El maestro iría hasta el final del rango de movimiento de cada articulación para representar la forma en que se “suponía que debía practicarse la pose. Esa idea tuvo tanto impacto en mí, que al comienzo de mi viaje por el yoga yo misma aspiraba a ser esa estudiante y profesora, pensando que la flexibilidad y las posturas realizadas al extremo del rango de movimiento indicaban una práctica avanzada.




Un par de años después de comenzar mi práctica de yoga, conocí a un maestro que me educó sobre el logro del equilibrio en el yoga. En yoga se trata de crear un equilibrio dinámico. Si eres muy flexible, trabajarás la estabilidad y la fuerza, y si eres más bien un una persona mas rígida o músculos más contraídos, trabajarás más la movilidad y la flexibilidad. Tuve la suerte de encontrar maestros que estaban realmente comprometidos con la práctica de yoga de una manera equilibrada y, a través de mis estudios continuos de terapia de yoga en la Universidad Loyola Marymount, aprendí más sobre lo crucial que es adaptar la práctica a cada individuo.

Muchas personas flexibles se sienten especialmente atraídas por el yoga porque esas posturas "ideales" son fáciles de lograr. Esto significa que el yoga conlleva más peligro para las personas con hipermovilidad, quienes no solo pueden lesionarse y sufrir dolor, sino que, cuando lo hacen, pueden pensar que no son buenos yoguis solo porque se lesionaron.

Cuando uno llega al extremo final del rango de movimiento de las articulaciones se produce un nivel de estrés, y, por lo tanto, de excitación del sistema nervioso simpático. Judith Lasater me enseñó que incluso si el estudiante puede poner las rodillas y los muslos en el suelo en baddha konasana (foto abajo) , todavía se los debe sostener con una manta debajo, ya que no existe relajación al extremo final del rango de movimiento. Algunas cosas que debes entender sobre la hipermovilidad en lo que se refiere al yoga y a la enseñanza del yoga es que muchas personas que experimentan dolor musculoesquelético y articular son más propensas a la dislocación (donde dos huesos que forman una articulación se separan por completo) y a la subluxación (dislocación parcial).



Mi amiga Aleksandra Briley tiene el Síndrome de Ehlers Danlos. Ella habla sobre su experiencia de la cultura del yoga como alguien con un trastorno del tejido conectivo:


“Siempre he sido flexible. Comencé a practicar yoga con seriedad en mi adolescencia e inmediatamente me elogiaron por ser naturalmente ágil, por mi flexibilidad sin esfuerzo. En aquellos primeros días, practicar yoga era a la vez rejuvenecedor y calmante. Fue gratificante sentirme capaz de algo que disfrutaba hacer. Encontré que el trabajo de respiración me ayudaba a mantener los pies sobre la tierra y disfruté de comprobar que era tan hábil para esto mientras me retorcía en complicadas contorsiones. Continué practicando yoga todos los días hasta bien entrados los 30 años, cuando mi dolor en los tejidos blandos y en las articulaciones alcanzó su punto máximo.


Había vivido en estado de dolor perpetuo desde que era adolescente, e internalicé que debía superarlo: simplemente era "demasiado sensible". Durante veinte años, busqué la ayuda de una variedad de profesionales médicos. Me dijeron que mi dolor era psicosomático, o el resultado de un accidente automovilístico o fibromialgia. Finalmente, vi a un acupunturista de medicina deportiva que me explicó que las mismas poses que estaba haciendo para aliviar mi creciente dolor, de hecho, lo estaban exacerbando. Notó mi hipermovilidad y poco después recibí el diagnóstico de Síndrome de Ehlers Danlos, a los 40 años. Desafortunadamente, es común obtener un diagnóstico tardío o ninguno en absoluto. Una vez que me di cuenta de que, de hecho, mi cuerpo era diferente, pude comprender mejor la delicadeza inherente de mis articulaciones y la laxitud de mis ligamentos, y la carga adicional que les había estado imponiendo. Casi todos los maestros con los que he trabajado me alentaron a hiperextender mis articulaciones, y aquellos que no me llevaron al límite de mi rango de movimiento, tampoco me impidieron hacerlo. Simplemente era "buena para el yoga".

El estrés fisiológico de estos movimientos repetidos debilitó aún más mis articulaciones y creó altos niveles de inflamación. Los impactos adversos de la hiperextensión perpetua también contribuyeron a la desregulación de mi sistema nervioso, manteniéndolo a toda marcha en el sistema nervioso simpático a pesar de practicar pranayama y estimulación del nervio vago con dedicación. El yoga pasó de ser mi refugio a ser un lugar peligroso para mí. Tuve que superar un poco de trauma una vez que me di cuenta del daño que había estado causando a mis articulaciones durante décadas, y cómo había sido fomentado por un maestro de confianza tras otro. Finalmente, trabajé con mi querida amiga Natalie en sesiones privadas de terapia de yoga para restaurar mi relación con el yoga, para aprender a practicar de manera segura las posturas adaptadas que contribuyen al bienestar de mi cuerpo extra flexible. Poco a poco comencé a practicar pequeñas posturas y movimientos muy específicos para estabilizar mis articulaciones, para mantener mis caderas en el mismo plano, y a ni siquiera considerar hacer posturas invertidas.


Natalie ha creado protocolos que ayudan a restaurar el equilibrio de mi sistema al comprender y respetar cómo me afecta ser hiper móvil. Ahora practico posturas particulares que alargan y fortalecen grupos de músculos específicos, especialmente los que sostienen las articulaciones. Muchas personas con hipermovilidad experimentan cierta inestabilidad cráneo-cervical e inestabilidad de la articulación sacroilíaca, o deslizamiento de las costillas, y algunas tienen una propiocepción disminuida, por lo que ser consciente de esto como estudiante o maestro es vital para diseñar una práctica restaurativa. Ya no practico yoga con la mentalidad de superar mi dolor, sino con la intención de respirar suavemente dentro de mí misma, habitarme donde me siento rota y ofrecer amor a todo mi ser a través de mi práctica. Para los que somos súper flexibles y para los profesores que trabajan con nosotros, animo a desmantelar el paradigma del yoga que exalta la hiper flexibilidad. Un modelo más saludable está informado del espectro de la hipermovilidad y está diseñado para calmar, fortalecer y estabilizar los tejidos conectivos mientras equilibra el sistema nervioso. Con el enfoque adaptativo de Natalie, he podido reconciliarme con el yoga y, lo que es más importante, he encontrado la rehabilitación de mi relación con mi propio cuerpo. Puede ser muy difícil procesar que el cuerpo de uno tiene vulnerabilidades sistémicas, y he descubierto que el movimiento lento y deliberado y la respiración pueden ser profundamente regenerativos”


Como terapeuta de yoga, me encuentro con un alto porcentaje de personas en mi programa de formación de profesores de yoga que son hiper móviles y que creen que deberían esforzarse por tener aún más flexibilidad. Esto está muy arraigado en la cultura del yoga en Occidente, y no le hace ningún favor a nadie. Los profesores y practicantes de yoga informados sobre la hipermovilidad pueden mitigar el daño de la hiperextensión mediante la comprensión de los movimientos y límites apropiados. En los entrenamientos de maestros, comienzo mi formación docente introduciendo una concepción revisada del yoga, no para ser más flexibles, sino para mantenernos dentro de un rango de movimiento saludable y fortalecer los músculos que apoyan las articulaciones sueltas. Las poses y prácticas por las que guío a mis alumnos no les piden más flexibilidad, sino que los desafían a trabajar la musculatura. Es una práctica completamente diferente y lo que más escucho, además del hecho de que es desafiante y vigorizante, es una sensación de estar arraigados, conectados y apoyados. Experimentas un gran alivio cuando te sientes abrazado por los músculos y no siendo llevado al extremo de tus articulaciones.


Conéctate conmigo a nati@natiyoga.com si quieres más información o para diseñar una práctica específica para ti utilizando los principios de la yoga terapia.







29 views0 comments

Comments


bottom of page